Escuelas

Es emocionante regresar a clases presenciales, pero muchas personas quieren saber cómo protegerse a sí mismas y a sus hijos mientras continúa la pandemia del COVID-19.
 

Kaiser Permanente y John Muir Health tienen el compromiso de mantener seguros a nuestros hijos, tanto dentro como fuera del salón de clases. Nos hemos asociado para responder a sus dudas sobre cómo proteger a los niños en la escuela.
 

Si usted tiene alguna otra duda relacionada con las escuelas, las vacunas, las mascarillas faciales u otros esfuerzos por prevenir la propagación del COVID-19, puede enviarnos sus preguntas aquí.

 
 

¿Por qué se requieren las mascarillas faciales?

Cada estudiante tiene el derecho de aprender en un entorno seguro y las mascarillas son una herramienta que nos permite que la escuela sea un lugar más seguro.
 

Las mascarillas son una de las prácticas de seguridad más eficaces y sencillas para evitar el contagio del COVID-19.  El COVID-19 se propaga cuando una persona infectada exhala gotitas y partículas muy pequeñas que contienen el virus. Estas gotitas y partículas pueden ser respiradas por otras personas o caer en sus ojos, nariz o boca. Las mascarillas limitan la propagación del virus en el aire, evitando que las personas se enfermen.
 

Por eso sigue siendo tan importante el uso de las mascarillas, especialmente en niños no vacunados.
 

La Academia Americana de Pediatría, el Departamento de Salud Pública de California (CDPH) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan el uso universal de mascarillas en las escuelas K-12. Todos los niños pueden usar mascarillas faciales de forma segura a partir de los 2 años de edad, incluyendo a la mayoría de los niños con condiciones especiales de salud. Las mascarillas no afectan la capacidad de su hijo(a) para concentrarse o aprender en la escuela.

Gradient background_2.jpg
Gradient background_2.jpg

¿Sirven las mascarillas faciales?

Queremos que la escuela sea un lugar seguro para todos. Cuando los profesores, el personal y los estudiantes utilizan las mascarillas de forma habitual y correcta, se protegen a sí mismos y a los demás.

Las mascarillas son eficaces y pueden usarse de forma segura durante largos periodos de tiempo, como por ejemplo el día escolar. Las mascarillas bloquean el rocío de la saliva y las gotitas respiratorias de una persona, las cuales pueden ser portadoras del virus que causa el COVID-19.
 

Para aprender más sobre la ciencia de las mascarillas, haga clic aquí.

 
Gradient background_2.jpg
 

¿Es seguro que mi hijo(a) utilice una mascarilla en la escuela durante todo el día?

La mayoría de las personas no usaban mascarillas faciales antes de la pandemia de COVID-19, así que es normal preguntarse si es seguro que los niños las usen en la escuela.
 

Los estudios demuestran que la mayoría de los niños, incluso aquellos que padecen de enfermedades, son capaces de utilizar las mascarillas de forma segura y eficaz con la práctica, el apoyo y el ejemplo de los adultos.
 

El uso de una mascarilla no aumenta el nivel de dióxido de carbono (CO2) en el aire que respiramos. Las mascarillas permiten que las pequeñas moléculas de CO2 pasen fácilmente a través del material de la mascarilla, mientras que bloquean las gotitas más grandes que transportan el virus. 

Gradient background.jpg
Gradient background_3.jpg

¿Qué se puede hacer para que las escuelas sean más seguras?

Nuestras escuelas se están esforzando por hacer que el aprendizaje en persona sea lo más seguro posible. Hay muchas formas de reducir el riesgo de que las personas se contagien de COVID-19, incluyendo:

  • Vacunas contra el COVID-19: Cualquier persona de 12 años de edad o mayor puede vacunarse sin costo contra el COVID-19. Se ha comprobado que las vacunas son seguras y eficaces. Las vacunas reducen las probabilidades de contraer el COVID-19 y nos protegen de la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte a causa del virus.

  • Mascarillas faciales: Todas las personas mayores de 2 años de edad están obligadas a utilizar una mascarilla en interiores y algunas escuelas también pueden requerirlas en exteriores. Si todas las personas utilizan mascarillas faciales de forma adecuada y habitual, las mascarillas son eficaces para reducir la propagación del COVID-19.

  • Pruebas de COVID-19: Las pruebas son una medida importante para detener la propagación del COVID-19. Es posible que la escuela de su hijo haga pruebas de detección en base a las recomendaciones de los CDC cuando haya niveles más altos de casos de COVID-19 en la comunidad. Usted también puede llevar a su hijo(a) a que se haga pruebas periódicas si todavía no está vacunado.

  • Ventilación: Las escuelas deben aumentar la circulación del aire en la medida de lo posible, abriendo las ventanas y las puertas para que entre el aire del exterior. Las escuelas también pueden utilizar purificadores de aire portátiles y deben asegurarse de que los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado (CVAA) maximicen la ventilación.

  • Lavado de manos e higiene: Las escuelas deben seguir los lineamientos para desinfectar y sanitizar adecuadamente los salones de clases y las áreas comunes. Los estudiantes y el personal deben lavarse las manos con agua y jabón o utilizar sanitizante para manos con regularidad, especialmente antes de comer.

  • Permanecer en casa si está enfermo: Si su hijo(a) está enfermo o no se siente bien, manténgalo en casa, evite que asista a la escuela y llévelo a que se haga una prueba de COVID-19.

 

¿Cómo puedo protegerme a mí mismo y a mis hijos del COVID-19?

Usted puede protegerse a sí mismo y a los demás:

  • Vacunándose contra el COVID-19

  • Utilizando una mascarilla en interiores y en lugares concurridos al aire libre

  • Evitando las muchedumbres y los espacios mal ventilados

  • Quedándose en casa y no acudiendo al trabajo o a la escuela si usted está enfermo

  • Lavándose las manos frecuentemente

 
Gradient background_2.jpg

¿Cuáles son los síntomas del COVID-19?

Todos debemos trabajar juntos para mantener al COVID-19 fuera del salón de clases. Si su hijo(a) no se siente bien, manténgalo en casa, evite que asista a la escuela y póngase en contacto con su pediatra si le preocupa que pudiera tener COVID-19. 

Los síntomas comunes de COVID-19 incluyen:

  • Fiebre o escalofríos

  • Tos

  • Falta de respiración o dificultad para respirar

  • Fatiga

  • Dolor muscular o corporal

  • Dolor de cabeza

  • Pérdida del olfato o del gusto

  • Dolor de garganta

  • Congestión o goteo de la nariz

  • Náusea o vómito

  • Diarrea

Gradient%2520background_2_edited_edited.jpg
 
Gradient background_2.jpg

¿Qué es la cuarentena y el aislamiento?

La cuarentena es cuando alguien que podría haberse expuesto al virus pero no tiene síntomas y no ha sido vacunado debe quedarse en casa. Esto se debe a que la persona podría estar infectada y pudiera propagar el virus, incluso si no se siente enferma.
 

La escuela le informará si su hijo(a) se expuso a alguien con COVID-19. Existen varios tipos de cuarentena. La escuela de su hijo(a) colaborará con los Servicios de Salud de Contra Costa para determinar las instrucciones de cuarentena apropiadas.
 

El aislamiento es cuando una persona infectada por el virus es contagiosa y debe quedarse en casa. Esto ayuda a evitar la propagación del virus a otras personas.
 

Si su hijo se contagia de COVID-19, él/ella tendrá que quedarse en casa y seguir las instrucciones de aislamiento.

 

¿Cuál es la diferencia entre la gripe y el COVID-19?

La influenza (gripe) y el COVID-19 son enfermedades respiratorias contagiosas, pero están causadas por virus diferentes. Debido a que algunos de los síntomas de la gripe, el COVID-19 y otras enfermedades son similares, las personas deben hacerse la prueba de COVID-19 para confirmar cuál enfermedad tienen.
 

Haga clic aquí para ver una tabla de comparación de síntomas de COVID-19. Si usted o su hijo se sienten mal, pida a su proveedor de servicios de salud que le haga una prueba gratuita de COVID-19.

Los niños de 6 meses de edad o mayores pueden vacunarse contra la gripe. Los niños de 12 años de edad y mayores pueden vacunarse contra el COVID-19 para protegerse contra la enfermedad grave, la hospitalización y la muerte a causa del virus. 

 
Gradient background_3.jpg

¿Cómo puedo proteger a mi hijo(a) del humo causado por los incendios forestales?

El humo de los incendios forestales puede irritar sus pulmones, causar inflamación, afectar a su sistema inmunitario y hacerle más propenso a las infecciones pulmonares y al COVID-19. La mejor manera de protegerse es pasar menos tiempo expuesto al humo.
 

Las mascarillas de tela no protegen del humo proveniente de los incendios forestales. Las mascarillas de tela bloquean el rocío de la saliva y las gotitas respiratorias de una persona, las cuales pueden ser portadoras del virus que causa el COVID-19. Sin embargo, no captan las pequeñas partículas nocivas del humo que pueden perjudicar su salud. Las mascarillas N95 y KN95 pueden protegernos del humo de los incendios forestales y del COVID-19.

Gradient background_2.jpg
 
 

Pregunte al experto.

¿Tiene usted alguna duda sobre el COVID-19 y las escuelas? Envíela a nuestro equipo de expertos para recibir una respuesta (a más tardar en tres días).
 

Por favor tenga en cuenta que este no es un foro de asesoría o diagnóstico médico. Si usted tiene alguna duda específica sobre sus cuidados, por favor consulte a su proveedor de servicios de salud.